La importancia de las mesas de estudio

La importancia de las mesas de estudio

Desde la educación y la psicología te explicamos por qué tienes que ponerle mesas de estudio en las habitaciones infantiles desde antes de que tus hijos sepan escribir su nombre, antes incluso de decorar su habitación.

Desde que nacemos, estamos en constante aprendizaje

Cuando los niños son bebés aprenden mirando, tocan todo lo que está a su alcance, manipulan lo que tienen.

La importancia de las mesas de estudio

Pixabay

Aprenden explorando y haciéndose preguntas.

Entendiendo.

Empiezan a discriminar formas, texturas, colores… los comienzan a diferenciar y, con los años, los van catalogando mentalmente.

La importancia de las mesas de estudio

Shutterstock

Conforme crecen, van adquiriendo más y más conocimientos, relacionados con ellos mismos, con su entorno, con los demás, con los objetos y con el propio idioma.

La importancia de las mesas de estudio

Shutterstock

Siguen creciendo y llegarán al cole, luego irán al instituto, después a la universidad y, si todo va bien, se incorporarán al mundo laboral a los 22 años. O quizá antes.

Hasta entonces, tienen que aprender y tienen que estar listos. Aunque también tendrán y tendremos que seguir formándonos después porque hay que aprender eternamente, como el magnífico dibujo a lápiz de Goya (1825-1828 c., Museo del Prado) de un anciano que camina apoyándose en dos bastones y en cuya esquina hay escrita la frase clave “aun aprendo“.

El tiempo que dedicamos al estudio y aprendizaje a lo largo de los años, sobre todo de la infancia y adolescencia, es excesivo. Por eso mismo es primordial tener un espacio exclusivo que esté dedicado al estudio: una mesa o un escritorio dotado de todos los materiales necesarios.

La importancia de las mesas de estudio

Shutterstock

Según la maestra de Eduación Primaria Ana del Rincón es muy importante tener una mesa de estudio dentro de las habitaciones infantiles desde la infancia.

¿Por qué son tan importantes las mesas de estudio?

Porque crean un hábito.

Cuando somos o seamos padres, tenemos la obligación de crear personas y de darles una educación y un futuro, que empieza desde su nacimiento y todas las decisiones desde entonces serán importantes.

La importancia de las mesas de estudio

Shutterstock

El primer paso para los niños debe ser “querer hacerlo, querer aprenderlo”. Por eso, inculcar hábitos de estudio y facilitar momentos de curiosidad e interés es fundamental.

La importancia de las mesas de estudio

Shutterstock

Cuando son pequeños utilizan las mesas para pintar, para hacer puzzles, para leer un cuento con mamá y papá, para jugar…

La importancia de las mesas de estudio

Shutterstock

Las mesas de estudio son, en su infancia, un espacio destinado a la exploración y el juego. Por lo tanto, en la etapa infantil son un espacio destinado al aprendizaje.

La importancia de las mesas de estudio

Shutterstock

Beneficios de las mesas de estudio

Si les ponemos mesas de estudio desde pequeños, podemos fomentar la concentración de los niños, podemos facilitar una correcta postura corporal a la hora de estar y permanecer sentados… Tenemos que saber que todo a lo que les acostumbremos desde pequeños, lo harán por sí solos de mayores.

La importancia de las mesas de estudio

Shutterstock

Si todos los días nos sentamos un ratito con ellos, cuando crezcan y vayan siendo más independientes, empezarán a sentarse por sí mismos para hacer sus cosas: garabatear, jugar, coger un libro, pegar pegatinas, escribir…

La importancia de las mesas de estudio

Shutterstock

Y cuando lleguen al cole, usarán las mesas de estudio de sus habitaciones para hacer sus deberes, repasar lo que ha visto en clase o leer otra vez su historia preferida.

La importancia de las mesas de estudio

Shutterstock

Estos lugares se vuelven indispensables conforme van creciendo, ya que van adquiriendo más responsabilidades y más compromisos académicos.

La importancia de las mesas de estudio

Shutterstock

Si enseñamos a los niños a sentarse un rato todos los días por el propio gusto de aprender, cuando tengan que sentarse de manera obligada para hacer los deberes o estudiar para un examen, no lo verán como una obligación sino como una rutina. Y eso es algo que los padres deben facilitarles.

La importancia de las mesas de estudio

Shutterstock

Utensilios diferentes en cada etapa

Es importante tener ese espacio equipado acorde a las necesidades de nuestros hijos.

Cuando son pequeños deben contar con pinturas, folios, plastilina, lápices, diversos materiales y soportes para que puedan expresarse libremente.

La importancia de las mesas de estudio

Pixabay

Conforme crezcan, demandarán otras herramientas como tijeras, pegamento, grapadora, rotuladores…

¿En dónde poner las mesas de estudio?

El lugar reservado para las mesas de estudio debe estar alejado de ruidos y mantener una temperatura adecuada, de unos 25°C. Es más idóneo que se encuentre en su propia habitación, que es donde pasará más tiempo.

No debe tener televisión ni nada que pueda alterar el clima de tranquilidad que pretendemos crear.

Si hay buena luz solar es mejor poner las mesas de estudio junto a las ventanas o cerca de ellas, pero no debemos olvidar que en el atardecer hacen falta lámparas para que no fuercen la vista y que tengan un encendido rápido.

La importancia de las mesas de estudio

Shutterstock

A los niños les encanta ver y enseñar lo que hacen y crean. Unos estantes donde ir poniendo todos sus trabajos, o sus libros cuando sean más mayores, facilitará el orden en su habitación y despejará las paredes de obras de arte, pósteres y fotografías, que distraerán su atención cuando esté en la mesa.

En definitiva

Creándoles ese espacio, esas mesas de estudio, a los hijos les estás facilitando el aprendizaje, ya que conocen el lugar y se desenvuelven en él, con sus libros y con sus cosas.

La importancia de las mesas de estudio

Shutterstock

Aprender y conocer será más sencillo para ellos porque estarán acostumbrados a sentarse cada día por cualquier motivo.

Les facilitamos la concentración desde sus primeros años de vida.

Les potenciamos la atención y el gusto por aprender algo nuevo.

Cuando crezcan será obligatorio que estudien. El nivel irá subiendo y también las horas que habrá que dedicar. Durante 10 meses al año, estarán nutriéndose de lo que aprenderán en el instituto.

Irán formando su personalidad y fijando sus gustos y preferencias.

Y cuando acabe el colegio, seguramente tendrán que seguir echando horas y horas a estudiar, a aprender, a desconectar.

Tendrán que estudiar, pero no pasa nada

Porque les enseñamos desde pequeños que es bueno aprender y además, como se dice, “el conocimiento te hace libre”.

No pasa nada, porque tendrán un hábito creado.

No pasa nada, porque ya sabrán dónde estudiar.

No pasa nada, porque no tendrán que aprender a sentarse y aprovecharán las horas obligatorias de deberes para acabarlos pronto y seguir siendo niños, y continuar jugando o dibujando. Y seguramente tendrán su ocio en la misma mesa en la que habrán aprendido, sin quererlo, a estudiar..

Colaboración con la maestra de Educación Infantil Ana del Rincón Bello.

Arquitecta de Interiores y Licenciada en Historia

    ¿Te ha gustado?