4 errores que probablemente cometas cuando haces yoga

Errores al practicar yoga

El yoga es una practica que se ha hecho muy popular en los últimos años, y que brinda muchos beneficios a la salud. Es la actividad perfecta para conectar el cuerpo y la mente.

Es practicado por todo tipo de personas, aunque mayormente por mujeres, debido al nivel de meditación y calma que se requiere para poder llevar a cabo sus distintas poses.

Sin embargo, resulta que hay más en el yoga que los pantalones favorecedores y la flexibilidad. Más allá de aprender las poses, hay una serie factores que pueden hacer o deshacer tu práctica, desde la manera adecuada de realizar las poses hasta tu forma de pensar mientras fluyes.

Para ayudarte a disfrutar aún más de tu clase de yoga, identificamos los errores comunes que podrías estar cometiendo, además de consejos sobre cómo solucionarlos. Te espera un nuevo y fresco camino a la calma.

Errores en el yoga

Posturas de yoga/ Google Inc

4 errores en el yoga

1. Te exiges demasiado

Hay un momento y un lugar para impulsar tu esfuerzo al 100 por ciento, pero la clase de yoga no lo es. La gente trata de pasar a la clase intermedia rápidamente. Tratan de seguir con cada iteración, todo lo que el instructor menciona, y en general, eso lleva a exagerar.

No necesitas tratar de dominar todas las poses durante tu primera clase. Está bien hacer las variaciones más suaves de cada postura y tomar tantos descansos como necesites.

Las pausas de descanso inteligentes ayudarán a que tu cuerpo se recupere más rápido, que es la verdadera medida de la forma física. Descansa siempre que lo necesites en la postura del “niño o savasana” y luego vuelve a unirte cuando puedas.

2. Te colocas en la parte de atrás

Practica el yoga en el centro del salón

Clase de yoga/ Google Inc

Cuando eres nuevo en una clase o estudio, tiendes a colocarte en la parte posterior de la sala donde nadie pueda verte.

Pero a veces, hacer esto se convierte en un terrible error. Y lo más importante, es difícil ver al instructor desde atrás y, por lo tanto, es más difícil seguirlo.

En lugar de esconderte, despliega tu alfombra en el centro de la habitación, si es posible. De esta forma, sin importar en qué dirección se encuentre la clase, siempre tendrás una buena visión. Quédate en el medio y obtendrás buenos ejemplos a tu alrededor.

3. Usas la ropa inadecuada

Muchos estudiantes se presentan a la clase usando ropa muy ajustada o suelta que inhibe sus movimientos. Esto hace que sea difícil ver la posición de sus cuerpos en el espejo (o para que los instructores lo noten).

Recuerda que tu ropa es tu equipo, y necesitas la suficiente flexibilidad para realizar algunas posturas. Para las clases con calefacción, utiliza algún un tejido que absorba la transpiración y, al mismo tiempo, permita que la piel respire.

A veces eso significa un sujetador deportivo en lugar de una camiseta sin mangas. Vale la pena buscar en un sitio web o llamar y preguntar a la recepción lo que la gente suele usa.

4. Aguantas la respiración

La respiración es importante en el yoga

Mujer practicando yoga/ Pinterest

Cuando tu instructor te llama la atención sobre la respiración, debes escuchar. Toma nota si estás inhalando y exhalando normalmente o si realmente estás aguantando la respiración.

Si no estás tomando aire regularmente, podrías estar obstaculizando tu práctica. Tu flujo debería ser lo más fácil posible, y cuando mantienes la respiración, en realidad le estás excediendo a tu cuerpo.

Si te encuentras aguantando la respiración, o incluso respirando con la boca abierta, vuelve a marcar la intensidad hasta que puedas exhalar e inhalar el aire por la nariz.

Esto aumenta la cantidad de respiración que ingresas en los lóbulos inferiores de tus pulmones y aumenta el oxígeno en tu sistema para ayudar con la recuperación.

Ahora, cierra los ojos y toma una gran inhalación y luego exhala lentamente. Es hora de una sesión de yoga tranquila y genial.

Danos tu valoracion