4 lesiones comunes al hacer ejercicios

Lesiones al hacer ejercicio

No descansar lo suficiente, los movimientos repetitivos y el simple desgaste pueden provocar dolor y lesiones que ponen en compromiso tus entrenamientos.

De hecho, un estudio de atletas universitarios publicado en el Journal of Athletic Training muestra que las lesiones por uso excesivo (movimientos repetitivos involucrados en deportes y rutinas de entrenamiento, como el running y ciclismo) representan casi el 30 por ciento de todas las lesiones.

Debido a esto, hemos decido hacer una pequeña lista sobre las lesiones más comunes que ocurren al ejercitarnos. Entérate un poco más sobre ello.

Lesiones al hacer ejercicio

Lesión de tobillo en corredora/ Tindr

4 lesiones comunes

1. Esguince de tobillo

Torcer un tobillo no ocurre solo al correr al aire libre. Correr en una cinta también puede provocar un esguince de tobillo. El mayor problema al correr en una cinta de correr es perder el foco y pisar accidentalmente la mitad de la cinta mientras aún se mueve.

Si saltas de la cinta de correr rápidamente, tu tobillo puede rodar en una dirección antinatural. Correr afuera en terrenos desiguales o subir y bajar de los bordillos también aumenta el riesgo de un esguince de tobillo.

La mayoría de las cintas de correr tienen un clip que se sujeta a tu ropa y que detiene la máquina por si te caes. Si corres al aire libre, permanece en aceras niveladas o en un parque, en lugar de correr donde tienes que subir y bajar de un bordillo.

2. Calambres

Lesiones al hacer actividades físicas

Calambres/ Tindr

El dolor a lo largo del borde interno de la tibia puede ser un signo del síndrome de estrés medial tibial, más comúnmente conocido como calambres.

Estás en mayor riesgo de sufrirlas si recientemente has aumentado la intensidad o la frecuencia de tus entrenamientos.

El terreno desigual, corriendo cuesta arriba o cuesta abajo o sobre asfalto también aumenta el riesgo, al igual que el uso de zapatos gastados.

Usar zapatos adecuados y aumentar gradualmente la intensidad de tu entrenamiento ayuda mucho a prevenirlas. También evita correr sin calentar.

3. Dolor lumbar

Una punzada repentina y aguda en la parte inferior de la espalda durante el entrenamiento podría ser una señal de que ya te has excedido. Las sentadillas o los pesos muertos de forma indebida causan estragos en la zona lumbar.

Puedes sufrir torceduras o, peor aún, compresión nerviosa y hernia discal. Los movimientos de torsión o las curvas laterales también pueden estirar la parte baja de la espalda.

Los principiantes primero deben aprender cómo mantener la espalda en la posición correcta. Para encontrar su columna vertebral neutral, acuéstate de espaldas con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el suelo.

Tu columna vertebral debe tocar el piso debajo del cuello y la parte inferior de la espalda, lo que permite que las curvas naturales de la espalda absorban los golpes durante el ejercicio. Obtén la posición correcta primero antes de agregar peso o realizar sentadillas.

4. Tendinitis en los bíceps

Lesiones al realizar ejercicios

Tendinitis en bíceps/ Tindr

El dolor en frente del hombro y la debilidad de la parte superior del brazo pueden ser un signo de tendinitis, una lesión por uso excesivo que generalmente ocurre por movimientos repetitivos.

La tendinitis del bíceps se refiere a la inflamación de un tendón que conecta el músculo bíceps superior a los huesos del hombro.

Realiza un entrenamiento cruzado variando tus actividades para evitar movimientos repetitivos sobre la cabeza y asegúrate de tomar suficiente tiempo de descanso entre los entrenamientos.

Danos tu valoracion