Correr por la playa ¿sí o no?

Correr por la playa ¿sí o no?

Es una imagen que todos tenemos grabada en la retina. En muchas series y películas sale. La protagonista se despierta, va a correr idílicamente por la playa, vuelve a su casa y se prepara para afrontar el día.

Sí, correr por la playa es algo que se nos presenta como sano y hasta fácil, pero tiene sus pros y sus contras…y es que este tipo de ejercicio no es apto para cualquiera. Incluso si eres deportista, hay una serie de aspectos que debes tener en cuenta a la hora de hacer running por la playa.

Ventajas de correr por la playa

zapatilla en playa

shutterstock

Es un ambiente nuevo. Este ejercicio nos aporta un plus de sensaciones. Correr oyendo el mar y sintiendo la brisa marina mejorará nuestro estado de ánimo y nuestra motivación.

Fortalece los tobillos. Esto nos ayudará a evitar lesiones en el futuro. Eso sí, salvo que seamos deportistas expertas, debemos correr calzadas. Además, no vale cualquier zona de la playa, hay que correr por la zona en la que la arena está húmeda y compacta.

Se trabaja más las piernas. Sobre todo si eres una corredora de nivel medio-alto y puedes correr descalza. En estas ocasiones, los dedos se aferran instintivamente a la arena y esto hace que el ejercicio sea distinto al que haríamos en una cinta.

Quemas más calorías. ¡Y no es por el ejercicio en sí! La presencia de yodo en la arena y el aire estimula la glándula tiroides, y esto hace que se queme más por el mismo ejercicio.

Mejora la respiración. Gracias al nivel de humedad y la baja presión que hay a nivel del mar. Estas características hacen que el cuerpo pueda asimilar mejor el oxígeno.

Riesgos de correr por la playa

lesion en la playa

shutterstock

Puede provocar lesiones en las articulaciones. La irregularidad del terreno nos puede forzar a hacer pisadas poco naturales. Por eso, si tenemos problemas articulares o tendones débiles, debemos evitar esta práctica.

Hay mayor riesgo de deshidratación. Debido al nivel de humedad y a que las temperaturas son, por lo general, altas (depende de la zona en la que estemos).

No podemos hacer nuestra rutina con la misma intensidad ya que el terreno nos exige mayor esfuerzo para hacer el mismo ejercicio. Ésto es algo que debemos tener muy en cuenta para no forzarnos en exceso.

Correr descalzo sí, pero no habitualmente. Incluso si somos deportistas expertas. Hay que tener en cuenta que las zapatillas están diseñadas para darnos un plus de amortiguación que no tenemos. Por lo tanto, si te gusta correr descalza y puedes permitírtelo, hazlo, pero solo de vez en cuando.

Riesgo de quemaduras. A veces nos centramos tanto en los pies y las piernas a la hora de correr, que nos olvidamos de que tenemos más cuerpo. Si vas a practicar deporte al aire libre, usa siempre protector solar…y si lo vas a hacer por la playa ¡con mayor motivo!. Recuerda que en la playa los rayos del sol dan más directamente y, además, el agua del mar actúa de espejo.

En conclusión…

pareja corriendo

shutterstock

Correr por la playa sí, salvo que tengas o hayas tenido hace poco alguna lesión. En ese caso, opta por pasear, que es menos agresivo para tus rodillas o tobillos.

Correr por la playa sí, pero siempre tomando las debidas medidas de seguridad…recuerda que es tu cuerpo el que está en juego y solo tienes uno.

CORRER POR LA PLAYA SÍ…si sigues estos consejos y lo disfrutas al 100%.

Danos tu valoracion