Cosas que NO debes hacer después de entrenar

Descubre las cosas que no deberías hacer después de un día de entrenamiento. Breves consejos que seguro te serán de gran utiliadad

el running mujer
Shutterstock

Te pones tu ropa de deporte, estiras, calientas, entrenas duro y después ¿qué? Quizá te sientas un poco perdida sobre si estás afrontando bien el postentrenamiento. Y es que mucho se ha hablado de cómo hay que prepararse para entrenar. Por supuesto, se ha hablado aún más de cómo entrenar. Pero lo que hagamos después de darlo todo en el gimnasio puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso.

En este post te vamos a hablar precisamente de eso, de las cosas que no se deben hacer después de entrenar. Algunas porque arruinarán tu entrenamiento, y otras porque podrían poner en riesgo tu salud. Y¡oye! quizá te lleves alguna sorpresa.

Parar de golpe

spinning fitness

shutterstock

Igual que los músculos necesitan calentar poco a poco, también necesitan enfriarse poco a poco. Por ello no se debe parar de golpe el ejercicio, y menos si se está realizando a gran intensidad. Por lo tanto, aunque estés agotada y no puedas con tu alma, sigue activa.

Por ejemplo, cuando termines la clase de spinning, vete un rato a la cinta a andar o súbete en la elíptica. También puedes aprovechar para hacer algo de musculación. La clave es que tus músculos sigan activos. Si no haces esto, te podrías provocar lesiones.

Además, ten en cuenta que parar de golpe somete a tu corazón al estrés de tener que bajar su ritmo rápidamente. Dale tiempo a ir reduciendo poco a poco el latido, todo irá mucho mejor.

No estirar

el running estiramiento

Shutterstock

Que sí, que da una pereza tremenda y, además, duele. Que lo que te apetece es sentarte, pero no debes. Estirar es fundamental para evitar lesiones y agujetas. Eso sí, hay que hacerlo bien, de lo contrario, podrías provocar lo que pretendes evitar.

Lo más importante…¡no racanees! Estira todos los músculos, incluso aquellos que no hayas empleado intensamente en el ejercicio. Estíralos, además, durante al menos 30 segundos cada uno…y hasta que duelan un poquito. Si tienes dudas, consulta a tu monitor del gimnasio, no te inventes los estiramientos.

No cambiarte de ropa

Cómo elegir las zapatillas de running perfectas

Shutterstock

Sabemos que apetece cero pasar por el vestuario y cambiarse justo después de entrenar. Es muy tentador esperar a llegar a casa, pero no se debe hacer. Si no nos cambiamos de ropa nos arriesgamos a enfermarnos. Además, el contacto de la ropa sucia con nuestra piel nos puede provocar granitos.

Cambiarse inmediatamente, incluso sin ducharnos, es fundamental para mantener los músculos calientes. Si no lo hacemos, la recuperación puede ser mucho peor. También es importante cambiarnos el calzado, para que se recuperen los músculos del pie.

Ducharse inmediatamente

mujer ducha

shutterstock

¡Ojo! no te estamos diciendo que vayas dando asquito por la vida, de hecho, debes salir de entrenar cambiada de ropa. Sin embargo, te recomendamos que esperes 20 o 30 minutos para ducharte, sobre todo si te gusta ducharte con agua fría.

La razón es que, por el entrenamiento, tu cuerpo está a una temperatura mayor de la normal. Es mejor esperar a que se enfríe poco a poco para evitar un cambio demasiado brusco. Algo así podría provocar daños en tu organismo y agarrotar tus músculos.

Dejar sucio tu equipamiento

beneficios del yoga estres

shutterstock

Si usas tu propio material de ejercicio, no limpiarlo es un error garrafal que es muy fácil cometer. Igual que lavas tu ropa de deporte por el sudor, debes lavar también tu material de deporte.

Las esterillas, las mancuernas, las pelotas de pilates…Tu material también se llena de sudor y puede ser peligroso no limpiarlo. Mantener la humedad en la esterilla, por ejemplo, puede provocar que salgan hongos que terminen en tu piel. Además, ten en cuenta que no limpiar tu material de deporte lo deteriora. Limpiarlo es ahorrar.

Por otro lado, este punto es especialmente importante si, además, compartes tu material. Si una amiga, una hermana o tu chico usan la misma equipación que tú, es doblemente necesario que mantengáis el material limpio.

No comer nada después de entrenar o comer justo después

¿Desayunar o no desayunar? Tenemos la respuesta

shutterstock

Tan malo es lo uno como lo otro. Hay quien mantiene la creencia de que no comer después de entrenar es lo mejor para mantener los efectos del ejercicio. Sin embargo ésto es un error. Durante el ejercicio no solo perdemos calorías, también nutrientes, sales minerales, azúcares…Y necesitamos recuperar todo eso. Para ello, es necesario comer después de entrenar. De hecho, si elegimos los alimentos adecuados, podemos utilizar esa comida para potenciar lo conseguido durante el ejercicio.

Eso sí, tampoco debemos comer justo después, ya que el cuerpo aún está recuperándose del ejercicio. Lo mejor es esperar entre 20 y 30 minutos para comer algo. En ese momento el cuerpo ya estará en modo descanso, pero aún no será tarde para darle el aporte nutricional que necesita.

No beber nada

Qué comer después de entrenar

shutterstock

Mientras hacemos ejercicio, con el calor y el cansancio, solemos tomar agua para refrescarnos. Sin embargo, es muy fácil olvidarse de seguir bebiendo tras el entrenamiento. Entre la recogida de las cosas, la ducha, el camino de vuelta a casa…no nos acordamos de beber.

Hidratarse tras el ejercicio es vital para recuperarnos adecuadamente. Durante el entrenamiento hemos perdido muchos líquidos y, si no bebemos, podemos terminar deshidratadas. Eso sí, no vale cualquier cosa para hidratarse. Lo ideal es beber agua, que es lo más natural y que no nos aportará calorías. Otras opciones son los zumos naturales o las bebidas deportivas, pero no las energéticas. Estas últimas deben consumirse antes y durante el ejercicio, pero nunca después.

Y ¡ojo! aunque parezca mentira, otra bebida que se recomienda después del ejercicio es la cerveza. No sirve como sustituta del agua, pero si has entrenado y te ofrecen unas cañas después ¡harás bien en decir que sí! Se ha comprobado que la cerveza favorece la hidratación y es baja en calorías. Eso sí, no te emociones, si tomas más de dos ya te estás pasando.

Comer como si no hubiese mañana

Conoce las terribles consecuencias de no dormir

Shutterstock

Lo sabemos, una vez que se pasa el subidón del entrenamiento y llega la hora de cenar…¡eres capaz de comerte el frigorífico entero! Es normal, por el desgaste que ha tenido tu cuerpo. Sin embargo, debes evitar comer como si fuese Navidad. Intenta hacer una cena o comida muy nutritiva y equilibrada. No comas chocolate (aunque te lo pidan hasta tus pestañas) y apuesta por alimentos que sean muy saciantes y ricos en vitaminas.

Fumar

mujer fumando

Shutterstock

Si fumas, lo más probable es que después de estar un buen rato machacándote en el gimnasio, te apetezca un cigarrito…¡error! Fumar justo después de entrenar es incluso más nocivo que hacerlo en otro momento del día. La razón es que, debido al entrenamiento, el sistema respiratorio está más abierto. Además, también tienes los poros más abiertos, por lo que el humo del tabaco ensuciará más tu piel si fumas.

Tumbarse al llegar a casa

mujer

shutterstock

Es lo más habitual. Llegas a casa del gimnasio, te duchas, te pones ropa cómoda…¡y al sofá! Si esa es tu rutina estás cometiendo un tremendo error. Lo mejor que puedes hacer después de entrar es seguir moviéndote. Aprovecha que tu cuerpo está activo y limpia, haz recados…seguirás quemando como si hicieses ejercicio. Además, sé sincera, si te tumbas en el sofá…¿no te costará un mundo levantarte luego a hacer cosas?

Dormir poco

meditacion descanso

Shutterstock

Sabemos que te faltan horas en el día, que no te da la vida para todo…y que si algo le quitas tiempo es al sueño. Pero si optas por dormir menos para que te de tiempo a entrenar…estás cometiendo un error tremendo. Si tras un día normal el cuerpo necesita recuperarse, tras un día con entrenamiento aún más. Evita, a toda costa, dormir menos de 6 horas seguidas. Tu cuerpo te lo agradecerá.

Además, ten en cuenta que durante el sueño también adelgazamos. Primero, porque las horas que duermes son horas en las que el cuerpo no se alimenta y necesita tirar de las reservas para mantener sus funciones. Y segundo porque una hora en fase REM (ojo, no es tan fácil entrar en esa fase) ¡quema más calorías que una hora corriendo!

¿Te ha gustado?