Microgimnasia, ¿el secreto de un abdomen plano?

microgimnasia mujer
Shutterstock

Microgimnasia, ¿te suena? Probablemente no, y esa puede ser la razón por la que todavía no has visto cumplidos tus objetivos. De hecho, a pesar de leer mucho sobre fitness, entrenar y comer sano, a veces parece imposible ponerse en forma y conseguir un abdomen plano.

Microgimnasia, ¿la solución a tu problema?

microgimnasia adelgazar

Shutterstock

Aunque no te lo creas, la postura corporal influye mucho más de lo que piensas en tu apariencia, e incluso en tus emociones. Tras leer el libro La microgimnasia, de Antoni Munné Ramos, empiezas a comprender cómo la colocación del cuerpo tiene un efecto directo sobre tu vida. “A veces, el exceso de barriga proviene de un exceso de tensión muscular en la espalda. Lo que no está detrás, está delante”. Con esta frase, el autor deja una idea muy clara: una descompensación en el entrenamiento puede hacer que tu vientre no tenga el aspecto que buscas.

La higiene postural se trata, en realidad, de una filosofía de vida. Cuidar tu postura es cuidar tu cuerpo, es reestablecer el equilibrio en él. Por tanto, en el momento en el que empieces a darle la importancia que merece, notarás resultados. Disciplinas como el pilates, el yoga o la meditación van muy a la par con esta idea. Por tanto, empezar a practicarlas puede que te allane el camino hacia tu objetivo.

Menos abdominales y más estiramientos

microgimnasia abdomen

Shutterstock

De la misma manera, Munné recuerda que los abdominales no son la herramienta que mejorará el aspecto de tu abdomen. Aunque sean necesarios para fortalecerlo y que, con un bajo porcentaje de grasa y una buena postura consigas lucirlo, antes hay que pararse en este último punto. Y los estiramientos son perfectos para ello. Estirar después del entrenamiento ayudará a que tus músculos no pierdan su elasticidad, ni se acorten, estropeando tu figura.

Además, otros consejos que el autor recomienda en su libro son, sobre todo, dedicar unos minutos al día a practicar la respiración consciente, caminar y reducir el impacto de las articulaciones. Sobre esto, explica que el control de la respiración es la mejor manera de conocerse a uno mismo. Por dentro y por fuera. Tomando conciencia del cuerpo. Por otro lado, caminar reduce el estrés, ayuda a quemar la grasa acumulada y a disfrutar del aire libre. Y, por último, dejar a un lado los tacones y prestar atención a la postura que se adquiere al sentarse o estar de pie previene problemas articulares y mejora también la figura.

Periodista y aprendiz de vida (saludable). Mantén siempre la mente más abierta que tus ojos

    Danos tu valoracion