El éxito es un arma de doble filo

El éxito es un arma que puede destruirte si no lo gestionas bien. Descubre sus peligros y cómo manejarlo para sacarle el mayor partido.

El éxito, un arma de doble filo

Pocas emociones hay más agradables que las que se producen cuando logramos algo a lo que aspirábamos. La sensación de triunfo es, sin duda, maravillosa. El éxito es un arma de doble filo, eso sí, y no debemos olvidarlo. Y es que, igual que debemos aprender a gestionar las emociones negativas, también tenemos que saber manejar las positivas.

El éxito no lo es todo

familia feliz

shutterstock

Esta es una idea que debemos tener muy clara cuando logramos nuestro objetivo. Hay mucha vida más allá de ahí. La sensación de satisfacción por lo logrado nos durará un momento. Después de eso tenemos que seguir. Si basamos nuestra felicidad en esa emoción puntual, caeremos en la desesperación cuando se pase. Es mejor que te centres en cosas más importantes, como la familia, los amigos o tus ideales.

El éxito nunca es producto solo de nuestro trabajo

pirámide

shutterstock

Un error muy común en las personas exitosas es olvidarse de aquellos que estaban a su lado e hicieron posible esos logros y pensar que son individuales. No has llegado arriba tú sola. Recuerda agradecer siempre su trabajo y apoyo y, también, tenerlo en cuenta para ti misma. Ésto te ayudará a mantener los pies en la tierra.

Cuidado con el exceso de motivación

mujer error

shutterstock

Es muy fácil que, después de pelear mucho, cuando consigues tu meta, sientas que ya nada puede pararte. ¡Cuidado! porque sigues siendo humana y tienes tus limitaciones. Recuerda el cuento de la lechera. Un exceso de motivación puede hacer que nos confiemos y terminemos cometiendo errores garrafales.

El éxito hay que gestionarlo de forma crítica

mujer piensa

shutterstock

Al igual que el fracaso. Si no haces autocrítica y te dejas llevar por las emociones corres el riesgo de convertire en una persona narcisista. Cuando logres tu objetivo siéntate y reflexiona. ¿Qué parte del logro te corresponde a ti? ¿qué cosas podrías haber hecho mejor? ¿cómo puedes utilizar ese logro para hacer algo por los demás? pensar en otros y no solo en ti será muy necesario.

No desmerezcas los logros de otros

felicitación trabajo

shutterstock

Un peligro muy grande que tiene el éxito es que nos puede convertir en personas altaneras. Seguro que cuando tú eras becaria no te gustaba que la jefa te mirase por encima del hombro. Solo eso ya es una buena razón para que no lo hagas tú. Jamás desprecies el trabajo de los demás ni sus logros, no sabes lo que les ha costado conseguirlos y puedes hacer mucho daño.

Aprovecha la emoción para ponerte nuevos retos

nuevos retos

shutterstock

Sabemos que llevas meses luchando por ese ascenso y que te has matado a hacer ejercicio para entrar en ese vestido. Sabemos que estás eufórica porque por fin vas a ser mamá y que te ha costado sangre sudor y lágrimas que tu empresa empiece a dar beneficios. Pero ¡no te quedes ahí! el éxito puede ser la plataforma perfecta para afrontar nuevos retos. Gestionarlo bien significa, también, aprovecharlo para lograr más objetivos ¡no dejes de crecer!

Acude a profesionales

mujer terapia

shutterstock

Hace poco nos enteramos de que muchos exconcursantes de Operación Triunfo habían recurrido a la psicología para gestionar su éxito. Aunque no seas Chenoa, tú puedes e incluso debes hacer lo mismo. Destierra la idea de que al psicólogo solo van los locos, porque no es así. Hablar con un profesional te ayudará a mantener tus pies en la tierra y tu cabeza ordenada. Recuerda que tus emociones no deben controlarte, si no que tú debes controlarlas a ellas, y eso es algo que hay que aprender.

Danos tu valoracion