La empatía en una pareja es un poderoso aliado

La empatía en una pareja es un poderoso aliado
Shutterstock

María y Pedro son pareja desde hace años. Su día a día suele ser sin altibajos excepto en determinados momentos en los que parece que no se comprenden y comienzan a discutir. María exige a Pedro que la muestre más afecto y este le responde que ella ya sabe cuáles son sus sentimientos. Por otro lado a Pedro le gustaría que María comprendiera el malestar que siente últimamente con su trabajo, pero ella le contesta que es normal por la rutina y el paso de los años. Pero, ¿qué les sucede? La respuesta es sencilla: existe una falta de empatía por parte de ambos.

La empatía en las relaciones de pareja

Ser empáticos con nuestra pareja significa ser capaz de captar su mundo emocional y ofrecerle nuestra compañía. Una habilidad fundamental que reforzará la relación y nos ayudará a conectar de manera más íntima y auténtica con el otro. Porque empatizar es tejer los hilos de la comprensión y el respeto por la situación de los demás.

Ahora bien, mostrar empatía por nuestra pareja no es darle consejos de lo que nosotros haríamos en su situación, sino quitarnos nuestros zapatos para ponernos los suyos y desde ese lugar considerar lo sucedido. Porque como dice el psicólogo estadounidense Marshall RosenbergLa empatía reside en la habilidad de estar presente sin opinión“.

La empatía en una pareja es un poderoso aliado

Shutterstock

Así, la habilidad de la empatía tiene mucho más que ver con escuchar, abrazar y conectar con nuestra pareja que emitir opiniones y juicios. Empatizar es esforzarse por entender cuáles son sus pensamientos, cómo se siente y en definitiva, ponernos su traje.

Volviendo a la historia anterior quizás si Pedro comenzase a tener en cuenta que la forma que tiene María de sentirse querida es que él le muestre su amor por ella más a menudo, en lugar de justificarse y defenderse, esta no se quejaría ni molestaría tanto. Por otro lado, si María se pusiera en el lugar de Pedro y comprendiera ese “estar fuera de lugar” que él experimenta en su trabajo, en vez de despreciar y criticar sus sentimientos, todo iría mucho mejor.

El problema es que nadie nos ha enseñado a cómo poner en práctica esta preciada habilidad que tanto nos ayuda a comprender y conectar con los demás. Además de pecar en exceso de opinar sobre las situaciones de los demás sin tener en cuenta su historia.

Cómo poner en práctica la empatía

Nunca es tarde para fortalecer los lazos en nuestra relación de pareja y convertir a la empatía en uno de nuestros aliados. Para ello, tenemos que:

  • Practicar la escucha activa. Escuchar activamente significa sentir a la otra persona como parte de nosotros. Pues no solo consiste en saber recibir un mensaje sino en comprender lo que nuestra pareja quiere decirnos y eliminar la tendencia a encender el piloto automático.
  • Ponernos en el lugar del otro. Esta es una de las claves más importantes para empatizar. Cada vez que nuestra pareja nos hable, nos cuente un problema o una experiencia es fundamental que lo enfoquemos desde su perspectiva para llegar a comprenderla. Esto implica tener en cuenta su historia y para ello es necesario conocer profundamente a nuestra pareja, ya que habrá ciertas vivencias en su vida que han sido determinantes para explicar su visión del mundo.
  • No reaccionar sino comprender. Otro aspecto importante es aprender a no juzgar y a quitarnos ese vicio de opinar sobre cómo lo haríamos nosotros, sobre todo si es una situación complicada. Más vale intentar comprender cómo se siente que precipitarnos con deducciones inadecuadas.
La empatía en una pareja es un poderoso aliado

Shutterstock

  • Aprender a expresarnos. En el caso de que tengamos que expresarnos porque a nuestra pareja le gustaría saber nuestra opinión es mejor hacerlo desde lo que en psicología se conoce como “Mensajes Yo“, una forma de comunicación asertiva. Estos consisten en transmitir cómo nos sentimos y hablar sobre nosotros. De esta forma dejamos claro a nuestra pareja que no la culpamos por lo que pensamos, sentimos o necesitamos desde una forma honesta.
  • Tener en cuenta la comunicación no verbal. En ocasiones no hacen falta palabras para transmitir a nuestra pareja que estamos a su lado. Gestos como un fuerte y sincero abrazo o una mirada profunda pueden transmitir mucho más que cien mil palabras. Incluso, el silencio a veces también es necesario si se acompaña con una muestra de afecto.

Por último, sabemos que no es fácil ponerse en el lugar de otro pero no imposible y eso es lo bonito, la actitud de esforzarse por comprender otros mundos y otras perspectivas con el único fin de fortalecer la relación de pareja.

Danos tu valoracion