El peligro de una enseñanza sexista

Peligro en la enseñanza sexista

Siempre es importante retomar los temas claves dentro de la educación integral de las personas que conforman la sociedad como conjunto. Dentro del amplio mundo de las polémicas, la enseñanza sexista ocupa un infortunado lugar que hoy te explicaremos a detalle.

Es común que desde pequeños, nos sea inculcado las clasificaciones para casi todo en la vida. Niños y niñas, hombres y mujeres, rojo y negro, arriba-abajo, etc. El problema viene cuando se fomentan los estereotipos dentro del género sexual.

Esto quiere decir que las niñas, casi por “Ley Divina”, tienen que usar tutú rosa y jugar con muñecas; mientras que los niños se “deben” a los colores “masculinos” y a los carritos de juguetes y las figuras de acción: superhéroes, villanos, cómics, etc.

De a poco, casi como un cuentagotas, estas pequeñas enseñanzas crean una distinción peligrosa en las mentes de los niños. Todo esto conjunto a la educación que reciben y absorben en casa y dentro del colegio, puede trastornar la capacidad de entendimiento de lo que le rodea.

Sin incluir que esta práctica es injusta, inhumana y desigual. En mucho casos es el caldo del cultivo para futuros adultos irresponsables y llenos de prejuicios y costumbres podridas y retrógradas. Conoce lo que hay detrás de ser sexista y qué deberías hacer para fomentar algo distinto.

La enseñanza y las costumbres sexistas

Combate a toda costa cualquier vestigio de sexismo/ VIX

Educación sexista, un problema del ahora

La intolerancia nace en las costumbres

Sí, tal cual has leído. Es momento de repasar lo que se supone que está bien y es socialmente aceptable y lo que realmente tendría que ser. Es decir, seguramente creciste creyendo que el color rosa es exclusivo de las niñas, de las mujeres: un color femenino.

Por otro lado, que para los niños, las costumbre como practicar fútbol, natación, o hacer ejercicios es comúnmente aceptado como “normal”. Si es así, lamentamos decirte que eres sexista.

Puesto que basas una actividad o acción (en ocasiones, ni eso) sustentado únicamente en colores o costumbres que nada tiene que ver con el género sexual o los gustos individuales. Fomentando la intolerancia de manera pasiva ante las diferencias.

Combatir el sexismo es tan importante como fomentarlo

Educación y sexismo

Niños y niñas deberían ser educados sin sexismos/ Google Inc

No se puede cambiar una sociedad plagada de sexismo, sin antes combatirlo desde una educación inclusiva que empieza desde casa. Todo lo que un ser humano es, en gran medida lo aprende activa o pasivamente de lo que puede extraer entre lo que ve en el hogar.

Digamos que la figura masculina solo es vista como un “proveedor” de vienes y seguro contra todo lo que la madre pide. Cualquier niño (género masculino) crecerá creyendo que ésa es su labor cuando crezca: ser igual a quien ve todos los días.

El mismo criterio aplica para con el género femenino. Mamá, tía, abuela, prima, si todas las figuras femeninas son sumisas y doblegadas antes la autoridad del hombre (al revés también estaría mal), con alta probabilidad llegará a la adultez con la idea de ser servil y con poco que aportar para su crecimiento personal y su libertad económica.

Es importante combatir a toda costa estas peligrosas enseñanzas y erradicarla de ser posible. Es un mundo tan plagado de injusticias y sucesos terribles que tienen vínculos en un género sobre el otro, el sexismo debe quedar en la oscura historia de donde jamás debió haber salido.

Danos tu valoracion