Si quieres ser feliz, toma decisiones

Si quieres ser feliz toma decisiones
Shutterstock

La felicidad no llega de la noche a la mañana. No es cuestión de magia. Ser feliz depende de ti. De lo que piensas, de lo que haces y de cómo te sientes. En definitiva de tus decisiones. Deja de esperar a que un buen día te sorprenda y llame a tu puerta porque no lo hará. Si quieres que la felicidad esté presente en tu vida tienes que salir a buscarla. Te explicamos cómo.

El poder de tus decisiones

Te pasas el día tomando decisiones aunque ni siquiera te des cuenta. Desde qué ropa ponerte para salir hasta a dónde quieres ir o qué vas hacer por la tarde. Incluso cuando no haces nada, esto también ha sido fruto de una decisión que has tomado. Eres producto de tus elecciones y estas son las que van construyendo tu camino. 

Si quieres ser feliz toma decisiones

Shutterstock

Así, dependiendo de lo que hayas elegido habrás tenido una serie de vivencias y hábitos que han determinado lo que eres en este preciso instante. Ya sea de manera inconsciente o consciente. De modo que si hay algo que no puedes obviar es que eres responsable de tus decisiones. Aunque estas se encuentren influenciadas por miles de factores como tus aprendizajes, tu educación y tus creencias.

Tu eliges si ser la protagonista de tu vida o en cambio una mera espectadora. Puedes quejarte y dejarte llevar por la inercia pero tan solo permanecerás en el lugar en el que estás o por el contrario, comenzar a construir tu felicidad haciéndote cargo de las consecuencias de tus decisiones. Esto último no te libra de tus miedos ni de los sentimientos de incertidumbre o inseguridad pero sí te hace responsable de las circunstancias.

La responsabilidad de tener presente las consecuencias de tus decisiones te proporciona control sobre tu vida. Además, si logras lidiar con todo aquello que te atemoriza y detiene obtendrás la vida que quieres. Porque la felicidad es como una tabla en la que tienes que permanecer en equilibrio. Y para obtenerlo, la dirección de tus pasos es fundamental, por lo que tu propósito esencial será tomar las decisiones adecuadas para poder mantener esa situación de equilibrio.

Elige ser feliz

Todo el mundo quiere ser feliz. El problema es que no todo el mundo tiene interés en cómo hacer llegar la felicidad a su vida y se queda esperando a que esta llegue a su puerta. Si lo que realmente quieres es serlo comienza a tomar decisiones que te acerquen un poquito más a ella. Y para ello, lo más importante es cultivar tu actitud ante las circunstancias, lo que te llevará en ocasiones un gran esfuerzo, ya que tendrás que romper con ciertos hábitos y cadenas.

Si quieres ser feliz toma decisiones

Shutterstock

A continuación te dejamos algunas sencillas claves que te ayudarán a ser más feliz si de verdad estás comprometida y beneficiarán tu crecimiento personal:

  • Toma decisiones con calma. Según el psicólogo Tomás Navarro las mejores decisiones tienen gran parte de razón, un poco de emoción y una pizca de intuición. Por lo que no te apresures y antes de decidir mira las cosas con perspectiva. Tómate tu tiempo para pensar. Ten en cuenta que lo que quieres es ser feliz por lo que tendrás que analizar qué es lo que más te compensa o cómo serás capaz de sobrellevar lo que te ocurre.
  • Cultiva tus pensamientos. Es imposible ser feliz si desde un primer momento no te crees merecedora de ello. Pocas cosas son tan poderosas como tus pensamientos, los cuáles tienen la capacidad de influir en tus emociones y ofrecerte un modo de ver la realidad. Cambia tus pensamientos para que los hechos estresantes o negativos no se conviertan en ladrones de tu felicidad. Elimina la victimización y el fatalismo de tu vida y acércate al optimismo responsable.
  • Sé persistente. No abandones a la primera de cambio y huye de la comodidad de permanecer siempre como estás. Ser feliz no significa estar bien desde el minuto uno sino luchar para conseguirlo y hacer frente a las dificultades. Ser feliz es ser flexibles y resilientes. Eres más fuerte de lo que piensas.
  • Quiérete. Tener una buena autoestima es la base para sentirse bien. Trátate con cariño, amor y cuídate. Si te aceptas como eres, permitirás a la felicidad entrar en tu vida.
  • Céntrate en el aquí y ahora. El mejor momento para ser feliz es el presente y para ello tienes que aprender a conectar con él. Si vives en el pasado obtendrás culpa mientras que el futuro alimentará tus preocupaciones. El ahora es lo que te queda para ser consciente y elegir la decisión más adecuada para mantener el equilibrio necesario en la tabla de la felicidad.
  • Introduce la humildad en tu vida. Desear cosas que no son factibles te genera dolor y sufrimiento. Baja de las nubes y sé consecuente con tus deseos. Para ser feliz no hacen falta grandes cosas sino prestar atención a los pequeños detalles que nos rodean y sobre todo estar en contacto con uno mismo.
  • Practica la gratitud. Ser agradecida es el mejor regalo para ti y para los demás. Te libera emocionalmente y te acerca a un plano más profundo y espiritual. Tienes tantas cosas por agradecer que ni siquiera percibes… Empieza cada mañana dando las gracias por tres cosas que presencias en tu vida y ya verás como la visión de tu mundo cambiará.
  • Comparte felicidad. La felicidad tiene la capacidad de aumentar cuando la compartimos porque la vida es mucho más bonita cuando en lugar de ser egoístas se busca el bienestar de uno mismo y los demás.

Como ves, ser feliz es algo más que desearlo, aunque este sea el primer paso para conseguirlo. La felicidad se compone de esfuerzo, decisiones y estar presente. No nace de la inercia, sino del movimiento.

¿Te ha gustado?