Técnicas para combatir el estrés

Combatir el estrés

Para poder combatir el estrés podemos practicar diferentes técnicas de relajación para conseguir un mayor bienestar. Centrarse en la realización de estrategias de respiración abdominal suele tener resultados muy satisfactorios.

En algunas investigaciones, se han estudiado dos tipos distintos de estrategias mentales para combatir el estrés ante un acontecimiento adverso. Es cuestión de que sepas qué hacer cuando te encuentres en una situación estresante.

Una de ellas es distraerse, concentrando nuestra atención en cualquier otra actividad, y otra de las estrategias es concentrarse directamente en el mismo acontecimiento, pero reinterpretando la experiencia.

Lo que observamos es que ambas técnicas son contradictorias, que dependerán de diferentes factores para su uso. Tanto la distracción como la reinterpretación de las situaciones angustiosas disminuyen la experiencia de estrés, suavizan la angustia y reducen los efectos posteriores.

No hay una respuesta clara o específica. La mejor opción será aquella que se adapte más a nuestras posibilidades y capacidades. Elegir aquella en la que cada uno de nosotros podamos concentrarnos en realizar aquello que alivie nuestra situación.

Control del estrés con estas técnicas

Manejo y control del estrés/ VIX

Técnicas que debes usar para controlar el estrés

Calmar el flujo de tensión y pensamientos

Esta técnica se centra en el control del pensamiento y para ponerla en práctica debes seguir los siguientes pasos:

  • Cuando empieces a encontrarte incómodo, nervioso o alterado, préstale atención al tipo de pensamientos que estás teniendo, e identifiques todos aquellos con connotaciones negativas (centrados en el fracaso, el odio hacia otras personas, la culpa, etc.)
  • Repite hacia ti mismo :“¡Basta!”
  • Sustituye esos pensamientos por otros más positivos.

Relajación y distensión muscular

Relajación y distensión muscular

Técnicas para sobrellevar el estrés diario y relajar los músculos/ Google Inc

Esta técnica requiere entrenamiento previo siguiendo los siguientes pasos:

  • Siéntate tranquilamente en una posición cómoda. Cierra los ojos.
  • Relaja lentamente todos los músculos de su cuerpo, empezando con los dedos de los pies y luego haz lo mismo con el resto del cuerpo hasta llegar a los músculos del cuello y la cabeza.
  • Una vez que hayas relajado todos los músculos de su cuerpo, imagínate en un lugar pacífico y relajante (por ejemplo en una playa). Cualquiera que sea el lugar que elijas, imagina que estás totalmente relajado y despreocupado.

Practica este ejercicio tan a menudo como sea posible, al menos una vez al día durante unos 10 minutos en cada ocasión. Si te ha convencido la utilidad del ejercicio, recuerda que debes practicarlo para llegar a automatizar el proceso y conseguir relajarte en unos pocos segundos.

¿Te ha gustado?