Aprende a gestionar la soledad

Estar solo y sentirse solo no es lo mismo. Por eso, a veces, tenemos sentimientos de soledad aunque estemos rodeadas de gente. Aprende a gestionarlos.

Aprende a gestionar la soledad

Los seres humanos somos, por naturaleza, seres sociales. Nacemos en un grupo, nos criamos en un grupo y vivimos constantemente en comunidad. Por eso una de las peores emociones que podemos sentir es la de la soledad. La sola idea de no tener a nadie nos da pavor. Pero peor aún es tener a gente y aún así sentirnos aislados. Si es tu caso, hay un primer paso para superar esta situación: aprende a gestionar la soledad.

Puede que te sientas sola por una ruptura amorosa. También puede ocurrir que te hayas distanciado de tu grupo de amigos. Incluso, que te hayas mudado de ciudad tú sola. Todas estas situaciones te pueden generar un sentimiento de soledad que te acabará hundiendo si no lo superas.

Primero, relájate, no es el fin del mundo

Relájate

Relájate / shutterstock

Un sentimiento tan desagradable nos puede producir mucho estrés. Por eso es bueno hacer unos ejercicios de relajación y después dedicar un tiempo a mirar las cosas con perspectiva. Lo más importante es que tengas claro que tu situación es temporal y que está en tu mano solucionarla.

Convierte tu tiempo a solas en tiempo de calidad

Aprende a pintar

Aprende a pintar / shutterstock

De esta forma, empezarás a valorarlo más y verás el partido que le puedes sacar a tu situación. Apúntate a clases de pintura, sal a correr, aprende a cocinar…disfruta de tus aficiones.

Haz una lista con las cosas buenas de tu vida

Lista positiva

Lista positiva / shutterstock

Hazla bien grande y ponla en un lugar visible. Cuando te sientas mal, léela. De esta forma conseguirás centrarte en lo positivo y aislarte de lo negativo. El sentimiento de soledad lleva a la negatividad y a la depresión, así que ¡mente positiva!

No te aisles

Habla por teléfono

Habla por teléfono / shutterstock

Seguro que en esa lista de cosas positivas hay algún familiar o amigo ¡recurre a él! Sufrir en silencio no te conviene, no te guardes todo para ti, apóyate en quienes te quieren. Si estás lejos, llámales y si estás cerca ve a visitarles.

Conoce gente nueva, pero sin prisas

Conoce gente nueva

Conoce gente nueva / shutterstock

Si hay algo importante en todo este proceso es tener paciencia. Por eso, aprende a gestionar la soledad y no huyas de ella. Es bueno que conozcas a gente nueva, pero corres el riesgo de lanzarte a los brazos del primero que pasa. Tanto en el amor como en la amistad, quiérete y date poco a poco. Así te asegurarás de que la persona en la que pones tu confianza la merece.

Busca ayuda en la psicología

mujer en el psicólogo

Mujer en el psicólogo / shutterstock

No temas recurrir a un experto para que te ayude. A veces, solo necesitamos hablar y que nos den otra perspectiva. Los amigos o la familia pueden estar ahí, pero un profesional de la psicología siempre sabrá darte el enfoque que necesitas.

Danos tu valoracion