Berlín, una ciudad cargada de Historia

Si visitas Alemania no puedes dejar de pasar por su capital, Berlín. Una ciudad que es un museo en sí misma y que no dejará de sorprenderte.

Berlín, una ciudad cargada de Historia

Conocer el interior de Europa siempre es una experiencia fascinante. Cada vez son más los que se deciden a viajar por diferentes países del viejo continente. Uno de esos países de visita obligada es Alemania. Allí no podemos dejar pasar su capital, Berlín, una ciudad cargada de Historia que encierra en sus calles la vida de todo su país.

Berlín fue elegida por la Unesco como Ciudad Creativa 2006 y en 2009 recibió el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia. Y es que si algo destaca en esta ciudad es su relación con la reunificación y la paz. Ya desde el principio, Belín nació de la unión de dos pueblos. Aunque la unificación más conocida es la que ocurrió en 1989, cuando cayó el muro que dividió la ciudad durante 28 años. Y es que Alemania entera fue un ejemplo de todo lo que pasó durante la II Guerra Mundial y después de ella. Tanto en lo malo, con los campos de concentración y el nazismo; como en lo bueno, con la obtención de la paz y la reconstrucción de occidente.

Berlín no es solo un lugar importante en la Historia. También es un importante centro económico, cultural y gastronómico. Sin duda, una ciudad que merece la pena descubrir.

¿Qué ver en Berlín, una ciudad cargada de Historia?

Puerta de Brandeburgo

Puerta de Brandeburgo / shutterstock

Recorrer las calles de Berlín es sumergirse en la Historia de Alemania y, en parte, en la Historia de Europa. Al viajar a esta ciudad hay varios lugares que no podremos olvidar en nuestro recorrido.

Puerta de Brandeburgo: Inaugurada en 1791, es uno de los símbolos de la ciudad. Fue una de las puertas de entrada a Berlín. Con 26 metros de altura y un estilo neoclásico que recuerda a la Acrópolis de Atenas, la Puerta de Brandeburgo es un homenaje a la victoria de la paz sobre la guerra.

muro de Berlín

Muro de Berlín / shutterstock

Muro de Berlín: Recuerdo imborrable de nuestra historia reciente. Aunque la mayoría fue derribado entre 1989 y 1990, aún existen numerosos restos. La parte más visitada está en East Side Gallery, allí se pueden recorrer 1,3 kilómetros del muro. En él podremos encontrar, además, numerosas pinturas que representan acontecimientos relacionados con la historia del muro. También podemos visitarlo con rutas guiadas.

Parlamento alemán

Parlamento alemán / shutterstock

Parlamento alemán: Este edificio del siglo XIX es una muestra clara de la historia alemana, ya que ha sido destruido y reconstruido varias veces. Al visitarlo, lo más espectacular que podemos encontrar es su cúpula de cristal, diseñada por el arquitecto Norman Foster. Si tienes intención de visitar el Parlamento, no olvides que se necesita reservar con antelación.

Museo de Pérgamo

Museo de Pérgamo / shutterstock

Museo de Pérgamo: Es el museo más importante e visitado de Berlín. Fue inaugurado en 1930 y tiene un aspecto que recuerda a la época babilónica. Berlín, una ciudad cargada de Historia es el lugar perfecto para este museo, que contiene unas impresionantes exposiciones de Antigüedades traídas de todos los rincones del mundo, con miles de años de historia. Este museo no solo contiene piezas pequeñas, si no que también acoge impresionantes construcciones. Dentro podremos encontrar, además, el Museo de Oriente y el Museo del Arte Islámico.

¿Dónde dormir en Berlín

Dormir en un hotel

Dormir en un hotel / shutterstock

A la hora de buscar alojamiento en Berlín, las opciones son muchas. Si nuestro presupuesto es bueno, lo mejor es decantarse por algún hotel en la zona de Potsdamer Platz o de Under den Liden. La primera es una zona bonita y tranquila, muy cerca de la zona turística, mientras que la segunda está en pleno centro neurálgico de la ciudad.

Si nuestro presupuesto es algo menor, basta con alejarse un poco del centro. Reservando con tiempo podremos encontrar hoteles con habitaciones dobles desde 50 euros la noche.

Otra opción, cada vez mejor vista en Berlín, es alojarse en un apartamento. Pero si lo que quieres es ahorrar al máximo, lo mejor es que optes por un hostal o un albergue. Puedes encontrarlos desde 15 euros por persona.

Comer en Berlín

Comida alemana

Comida alemana / shutterstock

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que la comida alemana es muy intensa y calórica. Así que, si tu idea era aprovechar las caminatas turísticas para adelgazar, ya puedes ir descartándolo.

A la hora de buscar un lugar para comer, no hará falta que te vayas a una zona concreta de Berlín, ya que encontrarás todo tipo de restaurantes en cualquier zona. De todas formas, nosotros recomendamos ir al Barrio de San Nicolás, a la calle Simon Dache Strasse o al barrio judío. En éste último encontrarás mucha cocina internacional.

Currywurst

Currywurst / shutterstock

Pero si lo que buscas es disfrutar la gastronomía alemana, debes tener claro que no te puedes ir sin probar alguno de los 1.500 tipos de salchichas que tienen. Tampoco sus platos tracionales. Como el Currywurst, que es salchicha troceada con salsa de curry ¡un clásico!. No te podrás perder el Fisben, codillo de cerdo en salmuera con puré de guisantes y col. Otro indispesnable es el Aal Grün, que es una anguila cocinada con salsa de hierbas. En cuanto a los postres, debes probar el Berliner Pfannkuchem, un bollo relleno de mermelada de fresa o ciruela.

Ahorrar en Berlín

Ahorrar

Ahorrar / shutterstock

Berlín, una ciudad cargada de Historia, no tiene por qué dejar tu cartera vacía. Al ser un importante centro turístico, ofrece muchas facilidades a sus visitantes para que puedan hacer turismo sin gastar demasiado. Por ejemplo, existe una tarjeta Museumpass, que te permite entrar en muchos museos de la ciudad. También está la Berlín Welcome Card, con la que podrás moverte ilimitadamente en transporte público y tendrás descuentos en varias atracciones turísticas de la ciudad. También está la tarjeta Berlín Pass, que permite acceder a más de 60 atracciones turísticas y museos.

Otra facilidad, sobre todo si viajas con la familia o los amigos, es que existen billetes de transporte para grupos pequeños. ¡Ah! y si eres universitaria, no olvides tu carnet de estudiante, que te conseguirá numerosos descuentos.

¿Te ha gustado?