Tras el rastro del holocausto judío (Dark Tourism)

Tras el rastro del holocausto judío (Dark Tourism)
Shutterstock

Aunque parezca un hecho lejano para muchos, el holocausto judío en Europa es un episodio de la historia bastante reciente y que tuvo unas consecuencias devastadoras. Aún quedan en pie restos que confirman la existencia de lugares donde se realizaron las mayores barbaridades que ha llegado a cometer el ser humano. En los últimos años, el número de viajeros interesados en estos duros acontecimientos se ha incrementado, siendo común los desplazamientos a lugares oscuros como Auschwitz (Polonia). En este artículo, te contamos más sobre la tendencia de viajar tras el rastro del holocausto judío (Dark Tourism) en Alemania.

Durante la ocupación nazi, se crearon unos 40 campos de exterminio y concentración repartidos entre Polonia, Alemania, Holanda, Francia, Italia, Croacia, Austria y Letonia, entre otros, aunque son muy pocos los que quedan en pie hoy en día. Unos campos que dejaron la escalofriante cifra de 6 millones de judíos asesinados. El interés de muchos viajeros por conocer estos campos de concentración ha dado lugar a un concepto denominado Dark Tourism o Turismo Negro, asociado a lugares marcados por la tragedia y la muerte. 

Tras el rastro del holocausto judío (Dark Tourism)

Shutterstock

Tan sólo en 2016, el Campo de Auschwitz recibió casi 2 millones de visitantes. El Dark Tourism constituye hoy en día un producto turístico más, demandado por aquellos viajeros que buscan la autenticidad dentro del destino visitado. Dentro de esta tendencia del turismo negro, podría afirmarse que este interés por acontecimientos del pasado pone de manifiesto la existencia de otra perspectiva turística: preocupación, interés y conocimiento de la historia, algo clave para evitar repetir hechos del pasado.

El rastro del holocausto en Alemania

Alemania fue el eje central desde el que se extendió el nazismo al resto de países europeos, tras la elección de Hitler de forma democrática. Albergó cerca de una veintena de campos aunque actualmente sólo quedan tres completos que puedes visitar.

Los campos de concentración: Dachau, Sachsenhausen y Buchenwald

Dachau se considera el primer campo creado por los nazis, sirviendo de modelo para los que se construyeron posteriormente. Se encuentra a 13 kilómetros de Munich y fue uno de los más sangrientos. Por él pasaron más de 200.000 prisioneros. Muchos de los encarcelados aquí fueron sometidos a experimentos médicos y sometidos a castigos físicos y psicológicos. En Dachau aún siguen en pie muchas de las instalaciones, los barracones de los prisioneros y los hornos crematorios.

Dachau

Shutterstock

Sachsenhausen se encuentra situado muy cerca de Berlin, la capital. El campo posee prácticamente las mismas instalaciones que el de Dachau. Después de la liberación de los prisioneros, el campo pasó a ser gestionado por los soviéticos, que igualmente tomaron prisioneros alemanes convirtiéndolo en uno de los campos más brutales.

Buchenwald, cerca de la ciudad de Weimar, fue uno de los campos más utilizados en Alemania. Al igual que el campo de Sachsenhausen, pasó a ser gestionado por los soviéticos. La entrada a los tres campos nombrados es gratuita.

Buchenwald

Shutterstock

Bergen-Belsen, Ravensbrück, Neuengamme, Ohrdruf, Mittelbau-Dora, Oranienburg, Flossenbürg, Arbeitsdorf Hinzert, Breitenau son los nombres de otros campos de concentración alemanes, aunque de ellos apenas quedan restos. En su lugar se crearon algunos museos.

Monumento al Holocausto

Berlín alberga este importante monumento compuesto por 2711 bloques de hormigón en memoria de los judíos asesinados en Europa durante el holocausto.  El monumento está ubicado muy cerca de la Puerta de Brandenburgo y se complementa con un centro de información que explica la historia del exterminio desde sus comienzos hasta la liberación de los campos.

Tras el rastro del holocausto judío (Dark Tourism)

Shutterstock

Topografía del Terror

En la antigua sede de la Gestapo se encuentra hoy en día la Topografía del Terror, una exposición permanente en Berlín que muestra documentos, fotografías e información sobre las instituciones nazis y los crímenes que perpetraron. Aquí encontrarás también una de las partes del muro de Berlín que sigue en pie.

Trenes de la vida, trenes de la muerte

Este monumento, muy reciente, se encuentra delante de la estación de trenes Friedrichstrase y representa un grupo de niños en direcciones contrarias, unos hacia la vida y otros hacia la muerte. El monumento, de Frank Meisler, hace referencia a un hecho real que ocurrió durante los primeros años del holocausto, donde gracias a una operación de salvamento un tren con más de 10.000 niños fue llevado a Gran Bretaña y por tanto, salvado del fatídico destino que le esperaba. El propio autor de la obra fue uno de los niños salvados en dicha operación.

Tras el rastro del holocausto judío (Dark Tourism)

Shutterstock

 

Graduada en Turismo y viajera sin fronteras

    Danos tu valoracion