Beneficios al comer de noche

Beneficios al comer de noche

¿Cuántas veces has escuchado a alguien decir que si quieres perder peso no deberías comer de noche? ¿O que comer demasiado tarde es una receta segura para ganar peso?

A pesar de lo que puedas haber escuchado, la respuesta sobre si comer o no de noche no está del todo clara. De hecho, comer ciertos alimentos por la noche en realidad puede acelerar tu progreso hacia el logro de tus objetivos de acondicionamiento físico.

La verdad fisiológica es que no ocurre nada mágico cuando el reloj marca las 8 o 9 p.m. Entonces, ¿de dónde vino esta regla? Las personas generalmente son menos activas por la noche, lo que significa que queman menos calorías.

Además, parece que la hora de la cena es cuando las personas corren un mayor riesgo de consumir más calorías de las necesarias.

Un estudio de 2011 publicado en Appetite mostró que las personas que controlan sus dietas y las ingestas de calorías tienen más probabilidades de verse influidas por el contenido relacionado con la comida en la televisión, lo que les hace comer más calorías.

Comer de noche no es malo en las circunstancias correctas. Comer sin sentido y comer comida chatarra son los culpables.

Si descubres que comes sin pensar a altas horas de la noche, entonces sí, controlar las calorías de noche es importante.

Dicho esto, aquí hay 3 estrategias sorprendentes de alimentación nocturna que pueden ayudarte a perder peso y mejorar tu rendimiento en el gimnasio.

Comer de noche no siempre es malo

Comer de noche y ver televisión/ Google Inc

3 beneficios al comer de noche

1. Cena con bajo contenido glicémico

Un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition encontró que lo que comes para la cena puede afectar la forma en que tu cuerpo responde a lo que comes en el desayuno a la mañana siguiente.

Los hallazgos mostraron que las personas que comieron una cena baja en glucemia la noche anterior fueron capaces de regular mejor su azúcar en la sangre después del desayuno a la mañana siguiente.

Optimizar el control del azúcar en la sangre no sólo es importante para mejorar la pérdida de peso sino también para su salud en general.

Para una cena que te ayudará a controlar mejor tu nivel de azúcar en sangre por la mañana, intenta emparejar un carbohidrato glucémico bajo como lentejas, frijoles negros, batatas o su vegetal verde favorito con una proteína magra, como pechuga de pollo, carne magra o salmón.

2. No todos los carbohidratos engordan

Comer plátanos de noche es beneficioso para bajar de peso

Plátanos/ Pinterest

El ejercicio es la única actividad en tu vida que tiene el mayor efecto sobre cómo tu cuerpo procesa y metaboliza los alimentos. Cuando haces ejercicio, tu cuerpo cambia lo que hace con la comida que le das.

Estos cambios preferentemente transfieren nutrientes hacia la recuperación, lo que significa que después del ejercicio tus músculos absorberán más carbohidratos.

Esto ocurre independientemente de la hora del día. Pero aún muchas personas se abstienen de comer carbohidratos por la noche por miedo a que esos carbohidratos se almacenen como grasa, incluso después de haber hecho ejercicio.

No comer después de un entrenamiento, especialmente uno difícil, puede ser un obstáculo en tu recuperación después del entrenamiento, así como en tus resultados.

En los 45 minutos posteriores a un entrenamiento, una de tus principales prioridades nutricionales debería ser la recuperación del ejercicio, ya que ayuda a que tus músculos se fortalezcan y mejoren.

Come carbohidratos como batatas y plátanos para recargar las reservas de energía de tus músculos para que estén listos para comenzar a entrenar nuevamente.

3. Comer carbohidratos de noche ayuda a controlar el hambre

Comer de noche es bueno para la salud

Comer de noche/ Tindr

Un estudio reciente descubrió que comer carbohidratos por la noche en realidad puede ayudarte a controlar tu apetito durante el día.

En un estudio publicado en el 2011 por Obesity and Nutrition, Metabolism & Cardiovascular Diseases, los investigadores colocaron a un grupo de policías de 63 hombres y mujeres obesos en dos tipos de dietas.

El primer plan de dieta distribuyó en la ingesta de carbohidratos de los oficiales de manera uniforme a lo largo del día, mientras que el segundo se concentró en la mayoría de los carbohidratos a la hora de la cena.

Los hallazgos mostraron que los participantes que comieron la mayoría de sus carbohidratos a la hora de cenar experimentaron cambios hormonales que redujeron el hambre.

La capacidad de controlar el hambre es una estrategia clave en el éxito de la pérdida de peso a largo plazo.

Por lo tanto, a medida que tu objetivo calórico diario disminuye cuando haces dieta, en lugar de separar una pequeña cantidad de carbohidratos en varias comidas, puede ser beneficioso que los concentres durante la cena.

Danos tu valoracion