¿Desayunar o no desayunar? Tenemos la respuesta

¿Desayunar o no desayunar? Tenemos la respuesta
Shutterstock

Desayunar es un hábito que, tradicionalmente, se había convertido en la comida más importante del día dentro de una vida saludable. Sin embargo, puede que no sea del todo cierto. De hecho, los últimos estudios científicos de nutrición no respaldan este argumento.

No hay ciencia detrás de la importancia del desayuno.

Desayunar no es obligatorio

A pesar de que de generación en generación se haya extendido la creencia de que desayunar es necesario e incluso beneficioso para perder peso, la realidad es muy distinta. Según los expertos, la hora a la que se ingieren los alimentos no es más relevante que la cantidad y calidad del alimento en sí. Por tanto, un desayuno rico en azúcares y grasas trans no va a ser mejor que esperarse al almuerzo. Si quieres desayunar, hazlo, pero elige bien los alimentos que van a formar parte del menú.

En general, desayunar o no depende mucho de la persona. Si eres de las que se levantan con un hambre voraz, probablemente prefieras desayunar antes de morirte de antojos al mirar la máquina expendedora de la oficina. Pero si te levantas con e estómago cerrado, no tienes por qué forzarte a comer.

¿Desayunar o no desayunar? Tenemos la respuesta

Shutterstock

¿Qué debe llevar un desayuno saludable?

Un desayuno sano y equilibrado, para empezar, debe alejarse de las recomendaciones oficiales: ni zumos, ni cereales (azucarados). Y, si quieres ser más puntillosa, mejor si es rico en proteínas de calidad, como los huevos.

Si se va a llevar a cabo alguna actividad física, incluir carbohidratos de absorción lenta como la avena, el pan integral o el boniato puede ser interesante. Siempre acompañado de una fruta entera. Respecto a la proteína, además de huevos, otra alternativa es incluir frutos secos, que además aportarán grasas saludables.

¿Desayunar o no desayunar? Tenemos la respuesta

Shutterstock

Un ejemplo de desayuno sano y nutritivo podría ser una rebanada de pan integral con aguacate y huevo a la plancha, acompañado de una rodaja de sandía. O si prefieres dulce, un porridge de avena con cacao natural y nueces. ¿A qué esperas para probarlos?

Periodista y aprendiz de vida (saludable). Mantén siempre la mente más abierta que tus ojos

    Danos tu valoracion