Beneficios de incluir frutos rojos en la dieta

frutos rojos arandanos
Shutterstock

Frutos rojos, tan deliciosos como beneficiosos para el organismo.¿Aún no conoces todas las ventajas de incorporarlos a tu dieta? Una vida sana no se entiende sin fruta y verdura. Pero tampoco sin frutos rojos. Y es que, además del sabor, si hablamos de nutrición se trata de un alimento con un sinfín de propiedades.

Frutos rojos, un ‘superalimento’

frutos rojos arandanos

Shutterstock

Un ‘superalimento’ es aquel que, en muy pocas cantidades, es capaz de aportar una gran cantidad de beneficios. Por eso, los frutos rojos forman parte de este grupo. Sobre todo por su extraordinario poder antioxidante. Es decir, que combaten los radicales libres que promueven el envejecimiento celular y protegen al organismo de la oxidación.

De hecho, su intenso color es consecuencia de sus compuestos bioactivos, los flavonoides, que participan en este proceso antioxidante. Pero además, son un alimento muy rico en vitamina C, imprescindible para la absorción de otros nutrientes, como el hierro. Y aunque la fresa es, quizás, la más conocida, los frutos del bosque son igual de recomendables. Bajos en calorías, ricos en fibra y con un excelente contenido de vitaminas y antioxidantes.

Los arándanos, por ejemplo, además de todo lo anterior, poseen ácidos orgánicos que, además de un sabor más ácido y fresco que las moras o las frambuesas, estimulan el tránsito intestinal. Así como proporcionan propiedades antisépticas, útiles para combatir infecciones. Es más, el consumo regular de frutos rojos, en general, se asocia a la prevención de enfermedades relacionadas con el estrés oxidativo. Es decir, algunos tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes, Alzheimer…

frutos rojos arandanos

Shutterstock

Pero no solo eso. Otra de las ventajas de los frutos rojos es su enorme versatilidad. Los puedes consumir de muchísimas formas: en ensaladas, como decoración de postres, o como postre principal, en batidos… Aunque, si practicas deporte, el mejor momento para echarte a la boca un puñado de frutos rojos es después de entrenar, para combatir el estrés oxidativo generado durante la actividad física. De hecho, los estudios advierten que cuanto mayor es la intensidad del ejercicio, mayor será la aparición de radicales libres. ¿La solución? Convertir los frutos rojos en un elemento indispensable de tu dieta.

Periodista y aprendiz de vida (saludable). Mantén siempre la mente más abierta que tus ojos

    Danos tu valoracion